jueves, 20 de enero de 2011

El trabajo te roba el alma

.
En diciembre me vi envuelta en algo a lo que me negaba a participar desde hace casi 21 años: trabajo! Así es, YO trabajé! Aún no supero la sorpresa, y a pesar de que sólo fueron tres días descubrí dos cosas, la primera es obvia: trabajar apesta, la segunda algunos no lo saben y no se dan cuenta hasta que es demasiado tarde, pero el trabajo te roba el alma.
.
Mi trabajo consistió en llegar a las siete de la mañana a mi facultad, ahí esperar a que me nombraran para formar parte de grupos creados al azar el día anterior, mismos que recibirían una serie de cuestionarios, un mapa señalando el lugar al que debían ir y una lista de personas, a las que se les debían aplicar los ya mencionados cuestionarios. Todo esto forma parte del gobierno estatal o federal, yo que sé, así que los cuestionarios eran de Seguro Popular, Seguro Contra Accidentes, Pensión Alimenticia para Adultos Mayores, Insumos Alimenticios, entre otros.
.
Todo sonaba sencillo y rápido en un principio, pero oh sorpresas que nos esperaban a lo largo del día.
.
Primero los municipios...Naucalpan y Nezahualcóyotl no están muy cerca de Toluca, así que asumamos lo siguiente: Zacango, Ixtapaluca, Atlacomulco, Aculco, Nicolás Romero y demás tampoco, es más, era completamente distinto si te tocaba Metepec, Zinacantepec o Toluca, zona urbana (ya saben, calles NUMERADAS) o zona rural (dos o tres casas en un radio de 1 kilómetro). En lo personal me tocó Naucalpan zona semiurbana, Neza urbana y Toluca urbana, así que no les mentiré, estuve decente en comparación con otros.
.
Segundo las listas y tercero los cuestionarios...15 cuestionarios no sonaban como mucho trabajo, pero aparentemente las listas que nos dieron no tenían datos actuales ni correctos, y siii, estaban ordenadas por colonias, lo sé, pero la Colonia Abc puede estar al lado opuesto de la Acc, así que debíamos confiar en los conocimientos del taxista, su instinto de supervivencia, su capacidad de establecer lazos con los transportistas del lugar, o del mapa que llevaba en sus manos (y su habilidad para descifrarlo correctamente).
.
Cuarto la gente...detesté el trabajo, y diré de manera sencilla porqué: al momento de platicar con la gente uno se da cuenta de lo jodido que está el país, adultos mayores que trabajaron toda su vida y ahora ya no pueden por razones de salud viviendo con lo mínimo, señoras con hijas de catorce años a punto de ser mamás, matrimonios que viven solos pero que deberían de tener a alguien que los cuide, señoras que se negaban a responderme, gente que asumía que yo era del gobierno y que me rogaba que los ayudara, parejas jóvenes de profesionistas que reciben apoyo cuando en realidad no lo necesitan, casas en mal estado, personas enfermas, señoras que me platicaban sus problemas casi llorando, zonas sin pavimentación, ni luz, ni agua, desorganización, condiciones deplorables, tristeza,mucha tristeza y muchas cosas más que hacían que sintiera una punzadita en el corazón que nunca antes había sentido.
.
Por eso sostengo que el trabajo te roba el alma y el corazón y todita todita la razón.
.
Hubo una señora que me invitó a pasar a su casa y con la que platiqué un rato en la comodidad de su sala -a pesar de que nos dijeron específicamente, en negritas y subrayado que no hiciéramos eso-, y sí, fue una irresponsabilidad por parte de ambas (de ella por invitarme y mía por aceptar) pero te das cuenta de que la gente aún confía, y aún es buena onda, y aún te ofrece un vaso de agua de guayaba y te cuenta su vida y la de su familia.
.
Creo que tengo anécdotas de cada entrevista, más de treinta párrafos, así que mejor le dejo aquí y continúo con lo mío...
.
En resumen, el primer día todo desorganizado, un caos semiurbano total, juraría que la tarde anterior tomé, así que andaba cansada, con sed, hambre, de mal humor, etcétera; de regreso el taxista y mi compañero de equipo (al que le vi la jeta todo el día y que se rehusaba a aplicar cuestionarios) fumaban y yo traía unas ganas de vomitar que no saben...de hecho sí lo hice, pero shhh, no le digan a nadie que me regañan. Segundo día, colonia grande (enorme) pero más organizado, cuatro plus conductor pero estuvo bien, casi no vi a mi equipo y anduve en lo mío, el taxista acabó organizando todo y aún creo que debieron pagarle extra. Tercer día me tocó Toluca y mi equipo y yo (tres en total) tardamos en agarrar ritmo, pero acabamos temprano y tuve la satisfacción de pensar "estoy a cinco minutos de mi casa, llego caminando". No hubo cuarto día porque me amensé pero neh, me dieron cien pesos por presentarme, así que todo bien.
.
Sentí que me negrearon con ese horario de siete de la mañana hasta que acabes, pero estuvo bien, o no? Recibí 500 pesos en el primer día de mi primer trabajo, superen eso loosers!

3 comentarios:

(psychobunny) dijo...

Me faltó colocar que nos espantaron con la inseguridad de los municipios a los que nos dirigíamos, pero nah, no nos pasó nada...

Peyote dijo...

Mi primer trabajo, era informal obviamente, pero gané $100 al día y acceso total a los dulces.

el-metal-eduu dijo...

i love your blog! :)


Muy buen post, me agrada mucho tu refleccion de la gente madreada y desesperada por ayuda!

Cuidate mucho y no nos dejes tan olvidados